Manchegos Ilustres: Melchor Cano, el fraile dominico que aconsejó a Felipe II

0 171

Fuente: Wikpedia (extracto)

Melchor Cano O.P. (Tarancón, Cuenca 1509 – Madridejos, Toledo, 30 de septiembre de 1560), fraile dominico, teólogo y obispo.

Su padre, Fernando Cano, jurista, lo envió a estudiar a la Universidad de Salamanca, donde fue alumno de Francisco de Vitoria y profesó en el Convento de San Esteban de los dominicos de dicha ciudad en 1524. En 1536 obtuvo la cátedra de Teología en San Gregorio; en 1543 consigue la cátedra de teología en Alcalá, hecho singular por ser un dominico de orientación tomista cuando la universidad complutense era el baluarte del erasmismo;2​ y a la muerte de Francisco de Vitoria, la de Salamanca en 1546.

Carlos I lo envió al concilio de Trento en 1551, donde se hizo notar como impugnador de las posturas teológicas de los jesuitas.

En 1556 escribió su famosa Consultatio theologica, en el que aconsejó al rey Felipe II que resistiera las pretensiones temporales del papado y como monarca absoluto defendiera sus derechos a la administración de las rentas y bienes de la iglesia española, con lo que haría al estado menos dependiente de Roma. Esto le valió ser llamado «hijo de la perdición» por parte del papa Paulo IV. Fue profesor de fray Luis de León.

Su obra más importante es De Locis Theologicis (Salamanca, 1563), en la cual estableció las diez fuentes para la demostración teológica.

También destacó en la literatura en lengua vulgar castellana, escribiendo una amplia y personal traducción de la Opera utilissima de la cognizione et vittoria di sé stesso (Venecia, 1531) de Giovanni Battista da Crema

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.