Que nunca perdamos las ganas de aprender

0 432

Por Mª Luz Domínguez

La Tribuna de Ciudad Real recogía hace unos días la historia de Francisca Martín de Lucía. Esta señora que nació en Miguelturra (Ciudad Real) hace 94 años, es una de las alumnas del Centro de Adultos Antonio Gala de la localidad. Allí acude para aprender a leer y a escribir.

El silencio del otoño torrubiano lo rompía un sábado de octubre los ritmos de los instrumentos de percusión entiendo que de los ensayos de la Batucada Sambarrubia. Al terminar un niño bajaba por la calle Cara de Dios comentando, contento,  a los adultos que lo acompañaban los ritmos que había aprendido. 

La diferencia de edad de ambos aprendices seguramente ronda más de los 80 años pero los dos regresan tras sus clases ilusionados porque tienen ganas de aprender y lo demás importa poco.

Que nunca perdamos las ganas…. de aprender, de ilusionarnos y de disfrutar con cualquier cosa, en ellas están las cosas que dan sentido a la vida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para conocer tu experiencia.. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacidad y Política de Cookies
× ¡Escríbenos por Whatsapp!