San Blas sin diablos

0 242

Emoción contenida hoy en pueblos como Almonacid del Marquesado o Torrubia del Campo al honrar al patrón desde casa

Riánsares L.C. para la Tribuna de Cuenca

Manantial de emociones contenidas hoy, festividad de San Blas, en el corazón de numerosos conquenses, especialmente de la comarca de Tarancón. El milagroso santo, obispo y mártir, del que se dice cura las enfermedades de la garganta, es patrón en Almonacid del Marquesado o Torrubia del Campo, donde las tradiciones en su honor han quedado reducidas a misas con aforo limitado, eso sí retransmitidas por las redes sociales, debido a una pandemia que al coincidir con el día de las fiestas de un pueblo es más pesadilla si cabe que el resto de los días.

Con un nudo en la garganta y lágrimas en los ojos, pidiendo salud para todos y con un recuerdo para los que no están. Así resume una de las vecinas almonaceñas, Ana del Coso, su sentimiento al no poder disfrutar de toda una tradición centenaria en torno a la Virgen de la Candelaria y San Blas. Sin diablos ni danzantas, sin el ruido de los cencerros ni de las castañuelas y la dulzaina en las calles, pero con un fervor intacto que se agarra a la esperanza a la espera de mejores tiempos. La Endiablada de Almonacid, tradición centenaria de las más antiguas de España -de hecho el Ayuntamiento trabaja para que recupere el reconocimiento nacional que tuvo hace años-, hoy ejemplo de que paralizar la tradición es  la mejor medicina para la salud de las almas a las que cada año alienta con su historia. En 2010 fue declarada de Interés Turístico Regional y el año pasado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Bien Inmaterial. «San Blas por Dios te lo ruego, que se acabe esta pandemia y vengan los buenos tiempos», dice otra de las vecinas que por primera vez no acudirá a la procesión, no verá a sus hijos celebrar la tradición que llevan viviendo desde niños o no podrá compartir días de fiesta sin más con paisanos que se han marchado en el último año.

Precaución. Y precisamente «no dejemos que el Covid gane la batalla» es el lema escogido por la Comisión de Festejos de Torrubia del Campo para comunicar la suspensión de actos en torno a la festividad de su patrón. Hoy, y tampoco el sábado más cercano a San Blas como suele ser habitual, no sonará la música, ni los dichos de los moros y cristianos, ni habrá procesión o subasta a las puertas de la iglesia ni carrera deportiva. «La sensación es muy extraña, los sentimientos encontrados, las ganas de cumplir con la tradición son muchas, pero toca adaptarse y esperar, ser responsable para que podamos celebrar cuando se pueda, pero sin que falte nadie, que es lo importante», señala Miguel Ángel Párraga, torrubiano que hoy no lanzará versos al santo que salvó la vida de un niño que se moría ahogado por una espina atravesada en la garganta.

Además de seguir las misas, de venerar a la imagen de San Blas desde la pantalla, sí que será más fácil cumplir con las costumbres gastronómicas. «Ya he preparado la rosca de fideos que me enseñó a hacer mi abuela, a base de harina, huevo y miel. Aunque este año la situación es especial, seguiré haciéndola para continuar con la tradición», apuntaba Carmen Torrijos hace unos días. Sabores que evocan a la infancia, a las raíces de cada vecino, y que ayudarán, sin duda, a sobrellevar estas extrañas fiestas anticovid de la mejor forma.

En Tarancón, por ejemplo, para San Blas se come tortilla de patata y chorizo en bocadillo, y una naranja de postre, en la pradera de la ermita de Riánsares. «Para mí es sagrado, aunque cayeran chuzos de punta mis tías siempre nos han animado a ir y así se lo sigo inculcando a mis hijas», cuenta Silvia Pastor, que cree que con responsabilidad, si el tiempo no lo impide, podrá celebrar San Blas a pesar de la crisis sanitaria. No será igual, porque la distancia social que impera en la actualidad ha roto la magia de las jornadas de convivencia con familiares y amigos en días como hoy, pero respetar este menú sí será una ayuda para seguir con fuerza un camino que se presenta arduo pero donde el optimismo no puede faltar, máxime en San Blas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web usa cookies para conocer tu experiencia.. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacidad y Política de Cookies
× ¡Escríbenos por Whatsapp!