El Instituto Geográfico Nacional se encargará de resolver el conflicto acerca del deslinde entre los municipios de Cuenca y Albarracín

0 294

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 28 segundos

El Instituto Geográfico Nacional (IGN), entidad dependiente del Gobierno de España, será el que se encargue de resolver el conflicto existente acerca del deslinde entre los municipios de Cuenca y Albarracín. Así se ha plasmado en la última convocatoria, celebrada recientemente en el Ayuntamiento de Albarracín, acto en el que se ha ratificado el desacuerdo entre las dos partes con esta administración como mediadora.

Cabe recordar que se trata de una disputa centenaria, cuyos primeros documentos datan del siglo XIX, acerca de la línea de delimitación entre ambos municipios y, por tanto, entre las dos provincias -Cuenca y Teruel- y entre las dos comunidades autónomas -Castilla-La Mancha y Aragón-.

A la convocatoria celebrada en Albarracín acudió la Comisión Municipal de Deslinde del Ayuntamiento de Cuenca que había sido nombrada a tal efecto, conformada por un concejal de cada grupo municipal y presidida por el edil Juan Manuel Martínez Melero por delegación del alcalde, con Pilar Aguilar como secretaria de la misma y Francisco Gómez Escribano como perito. Asimismo, formaban parte de la misma tres representantes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

A lo largo de todos estos años desde que se iniciase el conflicto sí se ha llegado a algunos acuerdos entre las partes con respecto a los puntos de delimitación entre ambos municipios, pero se mantiene el litigio entre los mojones ubicados en Zafrilla y Checa -sólo la parte interior, pues en estos dos espacios concretos sí hay acuerdo-.

La postura de Cuenca es que “el fenómeno físico que marque la división sea el accidente geográfico más importante de la zona, esto es, el nacimiento del río Tajo”, según explica el concejal Juan Manuel Martínez Melero; mientras que Albarracín defiende que sea el monte de Entredicho, que es de su propiedad. “El municipio de Albarracín aboga porque se priorice la propiedad y la gestión, mientras que en Cuenca consideramos que se debe mantener el criterio que se utilizó para otros puntos, como es el caso de Checa, en que es el Tajo el que se utilizó para determinar el límite”, añade el edil conquense.

Se trata de un asunto, continúa Martínez Melero, “que tiene su importancia a nivel de gestión del territorio, puesto que no solamente hablamos de los límites entre los municipios de Cuenca y Albarracín, sino también entre las provincias de Cuenca y Teruel y entre las comunidades de Castilla-La Mancha y Aragón”.

De este modo, se inicia ahora el procedimiento de resolución del litigio que queda en manos del Gobierno de España que será quien lo resuelva según propuesta del IGN como estamento administrativo mediador superior.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + 3 =

Este sitio web usa cookies para conocer tu experiencia.. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacidad y Política de Cookies
× ¡Escríbenos por Whatsapp!